Loading...

“La agradable incógnita de
dónde dormiré esta noche,
de dónde me despertaré mañana.”

Recuerdo el vértigo que sentí cuando, por primera vez, me pregunté donde estaban los límites y no hallé respuesta. Estaba sentado frente a un mapa de Europa y mi imaginación se echó a volar. Decidí que avanzaría cada kilómetro, remontaría cada montaña y surcaría cada valle impulsado únicamente por mis piernas girando en el sempiterno ciclo de los pedales. Quería sentir en mi piel cada región por la que avanzaba, su frío y su calor, su humedad y su aridez, escucharla y olerla, e integrarme en el paisaje sin dejar más rastro que la huella de mis ruedas en el barro.

Salí sin saber lo que me encontraría y me encontré.

Entendí que todas las advertencias acerca de lo que me podría pasar ahí fuera eran infundadas, puesto que “ahí fuera” sólo me encontré con más gente que me prevenía de lo mismo pero en distinta lengua. Lo único que supe con certeza al volver es que, tras haber pasado algún tiempo viviendo austeramente en plena naturaleza, comenzaba a desembotarme.

Desde entonces, dedico mi tiempo a la búsqueda y puesta en práctica de estilos de vida alternativos. Desarrollando aptitudes y creando herramientas que promuevan la transicción hacia un modo de vida más autónomo y menos dependiente.

La presente web es una de estas herramientas y su cometido no es otro que el de plasmar, cual cuaderno de bitácora, las reflexiones que surgen cuando el tiempo se detiene porque nadie te espera en ningún lugar y a ningún lugar tienes que llegar.

La agradable incógnita de dónde dormiré esta noche, de dónde me despertaré mañana. El sosiego del hoy en su grata quietud, que conduce a aborrecer el ayer y su inexorable rutina tallada en fútiles entretenimientos y futuro predecible. La libertad de la imprevisión, la sencillez del porvenir; la emancipación de la certidumbre y la llaneza del albedrío; todo y nada.