Author:admin-bp

Ambushed // Portugal

The sound of an approaching engine brings us out of sleep. Sleepily I feel around the mat in search of the headlamp and when I turn it on its reddish light illuminates the interior of the mountain refuge. It is already dark outside, which means that Carlos is unusually late and that we have fallen asleep waiting.
 

Emboscados // Portugal

El sonido de un motor aproximándose nos saca de la duermevela. Adormilado palpo alrededor de la esterilla en busca del frontal y al encenderlo su luz rojiza ilumina el interior del refugio de montaña. Afuera ya es noche cerrada, lo que significa que Carlos llega inusualmente tarde y que nosotros nos hemos quedado dormidos esperando.
 

Foto-síntesis // Portugal

Un puñado de alforjas cuelgan a ambos lados de las bicicletas. La mayor parte del espacio está ocupado por utilería de acampada y ropa, mientras que el resto se compone de equipo de primera necesidad y víveres para varias semanas.
 

Photo-synthesis // Portugal

A bunch of panniers hangs on both sides of the bicycles. Most of the space is taken up by camping props and clothing, while the rest is made up of essential equipment and food supplies for several weeks.
 

Back on track II // Spain

Not in vain had the arrival of autumn been announced. It happened after a particularly cold night, when the highest mountain peaks appeared covered in snow.
 

Con pelos y señales II // España

No en vano se venía anunciando la llegada del otoño. Ocurrió tras una noche especialmente fría en la que las cimas de los picos más altos de la cordillera amanecieron nevados.
 

Back on track // Spain

Beginning of August in the Cantabrian Mountains, weeks of extremely hot weather. We start walking at sunrise, climbing up and down the hills while the heat gradually intensifies to unbearable levels, having left us completely exhausted.
 

Con pelos y señales // España

Principios de Agosto en la Cordillera Cantábrica, llevamos semanas bajo un sol inclemente. Comenzamos a caminar al amanecer y ascendemos y descendemos hasta que el calor nos arroja extenuados fuera del sendero.
 

Veinte noches blancas // Rusia

El amanecer ha surgido tras el atardecer, así sin más, ni luna ni estrellas, sin oscuridad que medie. Recostado en la orilla del río veo como el sol acaricia suavemente las copas de los árboles, desaparece entre ellos y reaparece poco después tiñendo el bosque de dorado.
 

Ecos de ruta // Armenia

Perdí la cuenta siete días después, al llegar a Bulgaria. Hasta entonces nos habíamos apeado del coche de veinticinco desconocidos a lo largo de toda la Europa austral. Once para salir de España, cuatro para atravesar Francia, tres en Italia, uno para cruzar Eslovenia y Hungría; cuatro en Serbia y dos más hasta la ciudad de Sofía, la capital búlgara.
 

Refugiado Económico // Guinea Bissau

La travesía se prolongó durante un mes. Treinta días de fronteras, de mares, de desiertos… hasta que al fin llegamos. En lontananza, la selva infinita y la razón de tan largo éxodo. Ramas y copas y lianas cobijando la tierra prometida, ahora tan al alcance de la mano. La última frontera, el postrero paso entre cien mil.
 

Hipocondria // Guinea Bissau

El quinto día amanece fresco, todavía no sopla el viento y la superficie del río se extiende tan lisa que los árboles y las rocas de las orillas espejean con total nitidez. La selva se está despertando, ahora los alcaravanes que trinan, ahora los babuinos que beben.
 
error: Este contenido está protegido, accede al apartado de contacto para solicitar su uso.